¿Qué diablos? Que ni siquiera puedo descansar unos segundos. {He le na.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Qué diablos? Que ni siquiera puedo descansar unos segundos. {He le na.

Mensaje por Phillip Helgenberger el Sáb Mayo 19, 2012 8:44 pm

Tercer día. ¿Podía tener tanta mala suerte? Claro, estaba con estrés. Tenía tantas cosas en la Universidad, me estaba encargando de dirigir tantas cosas que ya era obvio que en algún momento estallaría y la enfermedad me corrompería. Siempre había sido propicio a sufrir estrés, porque nunca paraba. Si algo se me cruzaba en la cabeza, hacía hasta lo imposible, llevándome a los lugares más inciertos de mi mente y del planeta para conseguir lo que sea que estuviera buscando. Ahora, con todo esto de la entrada de nuevos alumnos a la Universidad, estaba viendo todo lo de los registros, y a decir verdad, era tanta la gente que se había inscrito que tenía trabajo para rato.

Pero la enfermedad me había afectado, y me había visto obligado a disminuír el ritmo de trabajo -bueno, a decir verdad, pararlo- y descansar unos cuantos días. Había estado con "licencia" durante 3 días, y cada vez me sentía peor. Estaba mareado y la cabeza me estallaba de dolor, y no había comido nada porque no podía, necesitaba salir a distraerme, pero tampoco podía salir de mi habitación. - Malditas enfermedades - Me susurré en voz alta, al momento en que, casi mandado del cielo, me llegó una llamada telefónica, que me decía que requerían mis servicios rápidamente en en la oficina de registros de la Universidad. "Tal vez las cosas van más complicadas de las que creía que irían". Fruncí el ceño, y le expliqué al personaje que me había llamado que me encontraba enfermo, y el me dijo que lo sabía, pero que necesitaban mi ayuda.

Corté el teléfono, por una parte enfadado, y por otra alegre de que me dieran una razón para salir, me bañé, me puse mis pantalones y la camisa a cuadros, me tomé el lote de pastillas que tenía que tomarme y tomé mi bastón para dirigirme hacia la oficina de recepción.


Phillip

¿Qué me dices de la gente que ve el mal del mundo, y se pregunta donde está su Dios?... Me encantaría saberlo.

Phillip Helgenberger
Director
Director

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 14/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué diablos? Que ni siquiera puedo descansar unos segundos. {He le na.

Mensaje por Helena M. Ravenscroft el Dom Mayo 20, 2012 12:10 pm

En un día tranquilo y notoriamente apacible, se encontraba Helena. Recostada en su cama, pensando en la inmortalidad del cangrejo o simplemente en que haría hoy. Era su día libre, por lo que lo aprovecharía con su hija. No deseaba ver ni saber de la universidad, esto solo se debía al caos que yacía en ella. Muchos alumnos, muchas facturas y trabajo, mucho trabajo. Esto no le daba tiempo para nada, ni siquiera para nadar en la piscina o salir de compras. Se levantó con solo un camisón de noche y fue al a cocina por una taza de café. Una vez en sus manos dicha taza, fue a ver a su pequeña. Estaba en su habitación, dormida. Parecía un ángel dormido. Entro despacio y deposito un beso en su frente, no deseaba despertarla por lo que salió y oyó sonar su móvil. {Rayos}, maldijo ya que en su día libre solo la llamarían de la universidad.

Una vez contestado, la expresión de su rostro cambio y la taza de café fue reemplazada por una ducha fugaz, un cambio de ropa y su maletín. No sin antes dejarle una nota a su hija, para que no se preocupara. Tenía que llamar al a niñera y salir corriendo por su automóvil. Hizo todo lo que tenía que hacer y rumbo a la universidad, pensaba como zafarse de un reemplazo de docente o simplemente enfermarse de forma repentina. Pensamiento pasaban por su cabeza. {Helena, tú no eres así}, repuso en voz alta.

Estaciono en el aparcadero como todas las mañanas, tomo su maletín y con su melena rubia agitada por el viento entro a la universidad. Saludando a algunos de sus alumnos y para que decir más de algún otro profesor. Una vez en la oficina de recepción, la secretaria le entrego mil archivos de su curso de teología. La chica que habían contratado estaba enferma y ella tendría que ordenarlos y ponerlos en las gavetas. {Esto no es un trabajo docente}, respondió claramente a la secretaria. {Hablare con el director.} .Una vez con las carpetas en la mano, vio asomar al director. Denotaba una cara de enfermo, pero ella estaba consiente de ello. {Director Helgenberger, Necesito hablar con usted.} afirmo de inmediato.

Helena M. Ravenscroft
Profesor
Profesor

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 18/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.